Proyecto financiado por el FIDA creará oportunidades de empleo e inclusión económica para jóvenes rurales en la República Dominicana - Plataforma de Conocimientos LAC

Proyecto financiado por el FIDA creará oportunidades de empleo e inclusión económica para jóvenes rurales en la República Dominicana

26 mayo 2022

Texto originalmente publicado en ifad.org

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de las Naciones Unidas y el Gobierno de República Dominicana firmaron ayer un convenio financiero que permitirá la implementación del Proyecto de Inclusión Productiva y Resiliencia de Jóvenes Rurales Pobres (PRORURAL Joven). Esta operación de desarrollo rural tiene como objetivo mejorar las oportunidades de acceso a empleos y creación de pequeños negocios de los jóvenes rurales, y fomentar su resiliencia y la de sus familias frente a las crisis y tensiones climáticas, sociales y económicas.

PRORURAL Joven supondrá una inversión total de USD 33,38 millones (incluyendo USD 12,35 millones del FIDA) y beneficiará a alrededor de 27.000 familias. Se prevé que el proyecto mejore las oportunidades laborales (mediante la creación de puestos de trabajo, oportunidades de autoempleo o pequeñas empresas) de 18 600 jóvenes (50 % mujeres) y la resiliencia de 14 800 familias con personas jóvenes entre sus miembros.

“El desempeño económico de la República Dominicana y los programas de inclusión social del Gobierno han conseguido una reducción significativa de los niveles de pobreza del país en los últimos años. Sin embargo, las desigualdades persisten, y los jóvenes y las mujeres rurales son los colectivos más afectados. Este proyecto busca empoderar a los jóvenes rurales para que sean agentes de cambio y puedan prosperar gracias a la creación de oportunidades de empleo y emprendimiento en el ámbito rural”, dijo Maija Peltola, Directora de País del FIDA para la República Dominicana.

Los jóvenes rurales de la República Dominicana afrontan importantes desafíos: empleo a tiempo parcial y mal remunerado; bajos niveles de capital humano, educación y capacitación laboral; escasa participación en los procesos de toma de decisiones; acceso muy limitado a la tierra y a los servicios financieros; percepciones negativas sobre las actividades agrícolas; y acceso limitado a actividades económicas alternativas o empleo de alta calidad.

Para luchar contra estos obstáculos, el proyecto invertirá fuertemente en el desarrollo de las habilidades profesionales y personales de los jóvenes rurales, apoyándose en colaboraciones público-privadas.

Junto con las inversiones, el proyecto impulsará políticas públicas que hagan frente a las causas profundas de los desafíos que afronta la juventud rural. El proyecto complementará la capacitación con apoyo financiero a dos tipos de planes de negocios: planes de grupo, centrados en la producción agropecuaria y la creación de valor agregado de los productos agrícolas; y planes de microempresas no necesariamente vinculadas con la agricultura. El proyecto promoverá también la innovación, apoyando iniciativas tecnológicas que fomenten la inclusión económica de los más vulnerables.

Tanto PRORURAL Joven como el Proyecto de Inclusión Productiva y Resiliencia de las Familias Rurales (PRORURAL Inclusivo y Resiliente, puesto en marcha el año pasado) serán implementados por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD), en colaboración con actores del sector privado, y administrados por el mismo equipo, lo que creará sinergias entre los dos.

Ambos proyectos complementarán los programas de protección social del Gobierno dominicano, como SUPÉRATE, permitiendo a las familias rurales que viven en la pobreza abandonar este estado. Tambiém contribuirán decisivamente al cumplimiento de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030 (END) y a la respuesta de las autoridades dominicanas a los reveses económicos y de desarrollo humano generados por impacto de la pandemia de COVID-19.

El proyecto también ayudará a mejorar la nutrición de los jóvenes beneficiarios y afrontar el incremento de las alarmantes tasas de sobrepeso y obesidad, al alza desde hace más de dos décadas. Dichas tasas afectan, respectivamente, al 67% y el 38% de las mujeres y al 60% y 25% de los hombres.

Desde que el FIDA comenzó su compromiso con la República Dominicana en la década de 1980, el Fondo ha invertido en 9 proyectos en el país por un valor total de USD 312,36 millones (USD 103,53 millones de fondos del FIDA), beneficiando a más de 106 000 familias rurales.